Demolition man (1993)

Demolition Man

Hubo una época en que el productor Joel Silver era sinónimo de cine de acción explosivo y el prólogo, con demolición de edificio incluida, parece que apunta a ello. Posteriormente, ubicados ya en el escenario futurista, se pierde un tanto esta espectacularidad y se convierte en una de acción noventera (chascarrillos de los protagonistas incluidos en los momentos de acción) que cumple en su función de entretener y que, a pesar, o tal vez gracias a su punto de partida delirante se ve con simpatía. El film, que fue defenestrado en la época, contaba con un mundo futurista que fue también ridiculizado; sin embargo, vuelta a ver, en la ola de corrección política que nos invade, ese futuro en que eres multado por decir tacos o los chistes verdes son prohibidos, y los que se rebelan a la corrección son condenados al subsuelo de la ciudad, parece cada vez menos descabellado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.