Halcones de la noche (1981)

Halcones de la noche

Debo confesar que vi esta película cuando era niño y guardaba un recuerdo de ella como de que era buenísima, la caña, vamos: ¡Stallone y Rutger Hauer, cara a cara! Vuelta a ver ahora, la verdad es que no está mal pero tampoco era para tanto. Tiene algunos detalles flojos como la presentación de la banda terrorista, cuyos propósitos nunca se explican del todo, el juego entre Sylvester Stallone y Rutger Hauer podía haber dado más juego y ese Stallone “mago del disfraz”, pues, la verdad, no resulta del todo creíble. Aún así, se puede disfrutar de la película: cuenta con un Stallone cuando aún no había empezado a labrar su fama de actor pésimo y saco de músculos (si aquí hasta luce barba rollo actor serio) y con un Rutger Hauer, inquietante como siempre en sus roles de villano. Y entre el reparto secundario, actores que harán las delicias frikies, Billy Dee Williams (alias Lando Calrisian) y Persis Khambatta (Ilia en Star Trek, la película, quien pocos papeles más interpretó en su carrera). Tal vez un director con más personalidad (dirige el poco reconocido Bruce Malmuth) hubiese sacado más jugo aún a la historia, aunque, como digo, se deja ver.

Le llamaban Jeeg Robot (2015)

Le llamaban Jeeg Robot

Interesante aportación italiana al género de los superhéroes, aunque desde una perspectiva más modesta, nada glamourosa y más de “a ras de suelo”.  Así, el protagonista que adquiere los superpoderes es un pobre hombre que sobrevive a base de robos y trapicheos, combate a una banda del extrarradio de Roma, donde vive, (o más bien a su líder) e inicia una relación amorosa nada convencional. Sin abuso de efectos especiales, se agradece también el empleo de un ritmo pausado en la narración, a diferencia de la mayoría del cine comercial hollywoodiense actual.

Los rebeldes de Shanghai (2003)

Entretenida segunda parte, superior a la primera, en que la química entre Jackie Chan y Owen Wilson funciona mejor y cuenta con los alicientes de un par de villanos interpretados por Aidan Gillen (Meñique en Juego de tronos) y Donnie Yen (en la que, si no me equivoco, es la única ocasión en que estas dos estrellas de las artes marciales han intervenido juntas). Abundantes set-pieces de combates al estilo Jackie Chan, de interacción con todos los objetos circundantes y numerosos chistes sobre tópicos del Londres de la época (Sherlock Holmes, Jack el Destripador…)